La historia del toldo por Esmasol

La historia del toldo, comienza a partir de la necesidad del ser humano de resguardarse del sol, en lugares donde por sus medios naturales no era posible estar a la sombra.

  • Todo comenzó en las antiguas civilizaciones sirias y egipcias, donde se empleaban sistemas como tejidos, pieles o alfombras, para conseguir una protección solar, tanto en viviendas como en mercados.
  • En el Imperio Romano, ya se utilizaban en lugares tan emblemáticos como el Coliseo, donde el “Velarium”, que era una tela de enormes dimensiones, cubría a los espectadores del sol.
    Estaba hecho de telas de lino, sobre una estructura de madera con zócalos de hierro y cuerda. Con este sistema se daba sombra, tanto de la zona de arena como de la grada.

(Los encargados de la fabricación y el mantenimiento del “Velarium”, solían ser marineros, debido a su experiencia en trabajar con las velas.

  • El toldo moderno nació a finales del Siglo XIX alrededor de 1885, de la mano de la empresa francesa A.Fabre, quienes confeccionaron los primeros toldos con brazos tal como los conocemos hoy en día.
  • En 1936 la empresa catalana Estape S.A Canut y Gracia, con una gran visión de futuro, decidió importar estos diseños a España.

La historia cuenta que se tomó un café una tarde de calor, y le encantó la utilidad del toldo que le permitía sentarse fuera sin los inconvenientes de los rayos del sol.
La idea se extendió en más ciudades de Francia y España, y en pocos años, comenzó a utilizarse en otros países de Europa, como en Italia, Alemania o Portugal y posteriormente el resto del               mundo.

Sin duda hoy en día, disponemos de una gran variedad de toldos, con la más avanzada tecnología en tejidos técnicos, mecanización y automatismos.

Los toldos han dejado de ser un elemento que se utilizaba exclusivamente para protegerse del sol y la lluvia, para convertirse en un elemento de decoración, resaltando de la imagen en viviendas y locales de restauración.

 

Comments are closed.

Llámanos ahora